La ciudad de París

A pesar de su gran tamaño y población, el centro de París es bastante compacto y se puede visitar a pie o utilizando la amplia red de Métro cuando las distancias se hagan más largas.

El río Sena divide a la ciudad en dos y toda la ciudad esta organizada por un sistema de arrondissements (distritos) que se inician desde el centro exacto de la ciudad. De este modo, la Île-de-la-Cité (que es una de las dos islas que se encuentran en el centro del río Sena y donde se encuentra la famosa catedral de Nôtre Dame) es el 1er arrondissement o 1er y, desde este distrito, se inicia la numeración en espiral y en el sentido de las agujas del reloj hasta llegar al distrito numero 20, Père Lachaise, que da nombre al famoso cementerio de la ciudad.

París es una ciudad con un clima variado, donde cada estación se disfruta de una forma particular. Cuando el termómetro sube en verano, los parisinos acuden al Paris Plage, a orillas del Sena, donde durante los meses de julio y agosto se habilita toda la orilla del río con arena de playa y se puede disfrutar de piscinas y es una zona ideal para descansar, tomar un bocado al aire libre y tomar el sol en las tumbonas que se habilitan.

La mejor época para visitar la ciudad es, sin duda, la famosa primavera de París, entre abril y junio, cuando los días son soleados y no hace un calor excesivo. El otoño y el invierno también son apropiados, sobre todo porque hay menos turistas. El tiempo en Paris suele ser impredecible, así que, con independencia de la época en la que se visite la ciudad siempre es recomendable llevar algún jersey o chaqueta y el imprescindiblemente paraguas.

Itinerarios de pocos días

Para visitar la ciudad siempre es recomendable contar con tiempo suficiente y más teniendo en cuenta que Paris no es una ciudad pequeña, pero como no siempre dispondremos del tiempo o el presupuesto suficiente, se puede optar por un pequeño recorrido en el que poder ver lo máximo que podamos.

Si disponemos de dos días, iniciaríamos nuestro recorrido en la Place de la Concorde, después podemos dirigirnos al Museo de Orsay donde no solo el edificio, una antigua estación de tren, es digno de visitar sino que se puede disfrutar de una impresionante e imprescindible colección de obras impresionistas. Este museo está en la orilla del río, de modo que podemos dar un paseo a lo largo del Sena hasta la Torre Eiffel, subir al primer piso y después tomar un Batobus (los famosos barcos que surcan el Sena) hasta el Jardin des Plantes, el jardín botánico de la ciudad, un sitio fascinante e incomparable donde tomar un bocado y descansar al aire libre antes de proseguir nuestra visita por la tarde por la ciudad.

Te puede interesar: Paris Pass: Entradas a 60 museos y atracciones sin colas y transporte públicoPor la tarde, el mejor sitio donde tomarnos un café, a la vez que visitamos la ciudad, seria cualquier café típico del barrio Latino o St Germain de pres y pasar la tarde por esta zona donde podemos visitar la Iglesia de St Sulpice (muy famosa ahora por la película el Código da Vinci), los jardines de Luxemburgo, el Panteón y la famosa universidad de la Sorbona.

Al dia siguiente hay que levantarse temprano para visitar Notre Dame (incomparables vistas desde la parte superior) y la maravillosa iglesia de Saint Chapelle, visitar la Gioconda y la Victoria de Samotracia en el Louvre, pasear después por los Jardines de las Tullerias y recorrer después los Campos Eliseos hasta el Arco del Triunfo. Por la tarde podemos cruzar la ciudad paseando hasta la iglesia de la Madeleine hasta el centro Pompidou para acabar el dia con alguna compra por el barrio del Marais y tomar unas copas por sus múltiples bares de moda.

Si disponemos de tres días, en el tercer día podemos iniciar el dia paseando por las turísticas calles del barrio de Montmartre, empezando desde abajo visitando el Moulin Rouge para ir ascendiendo por la conocida cuesta de la Rue Lepic y visitar en el camino el Moulin de la Gallete, el Bateau Lavoir, hasta llegar a la archiconocida Place du tertre donde podemos elegir entre numerosos artistas callejeros que nos harán un retrato o una caricatura (alerta con los carteristas) y acabar el Sacre Coeur. Por la tarde, no puede faltar una visita al famoso cementerio de Père Lachaise.

Un breve vistazo a los barrios de Paris

En esta sección he elegido ocho zonas significativas de Paris que en el apartado Barrios de Paris vendrán detalladas con más minuciosidad. En Les Invalides y la zona de Torre Eiffel se encuentran algunos de los monumentos y museos más impresionantes. Al norte, otros grandes monumentos de la ciudad y algunas tiendas exclusivas pueblan el área del Arco del Triunfo, los Campos Eliseos y les Grands Boulevards.

En la ribera derecha del río, el posmoderno Centro Pompidou, un gran centro comercial y el museo más famoso de Paris configuran el territorio del Louvre y Les Halles. Arriba, pasando Pigalle, se encuentra Montmartre, con las impresionantes cúpulas del Sacre Coeur. Al este se extienden Belleville y alrededores, con el famoso cementerio Père Lachaise, el canal Saint St-Martin y multitud de tiendas retro y cafés bohemios. Al sur hacia el Sena, se hallan los novedosos bares y boutiques del Marais y la Bastille. Sobre el río se levantan las dos islas de la ciudad: la Île de la Cité con su esplendorosa catedral de Notre Dame y la encantadora St-Louis. La ribera izquierda del Sena esconde bares de estudiantes y tiendas elegantes del Barrio latino, St-Germain de Prés y Montparnasse.